Reflexiones de Cuarentena: Industria farmacéutica

Home / Agilidad / Reflexiones de Cuarentena: Industria farmacéutica

Reflexiones de Cuarentena: Industria farmacéutica

Todos reconocemos y hablamos de lo que generó el COVID-19 respecto a la transformación digital o cultural, esto de habilitar nuevas formas de trabajar o tener que asimilar rápidamente maneras distintas de relacionarse.Nuestros escritorios o cocinas se transformaron en oficinas, nuestros hijos y parejas en nuestros compañeros de trabajo diario y nuestros colegas y equipos de trabajo en una imagen bidimensional a través de la computadora.

 

Ahora bien, al leer noticias sobre los avances de la vacuna y las medidas a nivel mundial que se tomaron y se vienen tomando, no podemos dejar de pensar en la congruencia que seguramente esto tiene con ciertos conceptos básicos de agilidad, metodologías hacia las cuales se están orientando la mayoría de las empresas para encarar las transformaciones.

 

Sin entrar en las particularidades de la industria farmacéuticas o laboratorios, es posible deducir un objetivo común y prioritario que puso el foco en la emergencia sanitaria y en la necesidad de lograr resultados rápidos y efectivos.

 

El poder compartir el conocimiento y aunar esfuerzos para mostrar avances en periodos cortos de tiempo, posibilitó pasar de hablar de años de investigación y pruebas para lanzar una vacuna a que en meses ya podría estar disponible para probarse en humanos.

 

El aluvión de inversiones de distintas partes del mundo y de diversos sectores públicos y privados (obviamente con distintos intereses) hizo posible que dicho foco no se disperse y pueda desarrollarse al 100%.

La decisión de muchas compañías de redirigir sus esfuerzos y disponibilizar sus tecnologías para facilitar o allanar el camino en esta carrera a favor de la humanidad, se pone en clara evidencia a partir de lo multidisciplinario en que se transformó este proceso de descubrimiento. Hace menos de 6 meses, no hubiese parecido nada normal que una automotriz celebre el éxito de su primer respirador o que una empresa como Kodak, pionera en el diseño, producción y comercialización de equipamiento fotográfico. decida recorrer sus primeros pasos dentro de la industria farmacéutica, por citar algunos casos.

 

Ahora bien, todas estas características que fueron y son parte esencial de este acto global por encontrar una solución a la pandemia, ya sea, compromiso en un objetivo común, alineación de recursos económicos y tecnológicos, multidisciplinariedad, conocimiento compartido, cooperación, transparencia y entrega de resultados incrementales en periodos cortos de tiempo, son conceptos básicos que constituyen la columna vertebral de las metodologías ágiles.

Seguramente, de toda esta nueva forma de trabajar y relacionarse, algo bueno resulte, y es aquí cuando se nos despierta la curiosidad respecto a la experiencia local. Algo ya conocemos acerca de la aparición de test rápidos para la detección del COVID de industria nacional, o la empresa manufacturera de electrónica que re diseño parte de sus líneas de montaje y aumentó su producción para abastecer la demanda de respiradores en estos momentos de emergencia. Pero…¿son estos hallazgos aislados o son el inicio de un cambio necesario y sostenible?. ¿Están los laboratorios nacionales modificando la forma de entregar valor para lograr soluciones más rápidas y tangibles?

 

Según la CALFI, en Argentina existen aproximadamente 210 laboratorios que aportan casi el 5% del PIB. Estos laboratorios son dueños de 190 plantas industriales, de las cuales 160 son de capitales nacionales, que abastecen nada menos que el 65% del total de medicamentos que consumimos los Argentinos…números más que interesantes.

 

Siendo una industria tan vital para nuestro bienestar, y que incluso, previo a este imprevisto e incuestionable estallido global, traccionaba la economía acorde a esos porcentajes y magnitudes…nos preguntamos si el COVID-19 les está dejando el mismo aprendizaje acelerado que es posible palpar mundialmente.

 

Así cómo nos está sucediendo a cada uno de nosotros en nuestro ámbito personal ¿Están las organizaciones farmacéuticas pensando cómo prepararse para transformar su forma de trabajo y de relacionarse en pos de asegurar los resultados rápidos y efectivos que ya está demandando la evolución de las industrias?

 

 

  • Silvana Santoni
    Silvana SantoniDirectora de Axonier
  • PABLO LANZANI
    PABLO LANZANIDirector de Axonier